23 Dec

Arquitectura abierta

morrison_art

Es evidente que el título de este artículo es una figura literaria, pues a pesar de que las entidades financieras nos involucramos cada vez más en el negocio inmobiliario,
no creo haya llegado el momento de publicitar que uno de nuestros valores fundamentales sea que las instalaciones y oficinas tengan uno u otro diseño arquitectónico.

Éste es un término cada vez más utilizado por el sector bancario para definir su propuesta de valor en gestión del ahorro. Entendemos por arquitectura abierta la oferta de productos a los clientes no «fabricados» por las entidades del grupo.

De esta forma se pretende destacar la independencia del asesor al seleccionar el mejor producto en el mercado frente a los intereses puramente económicos de cuál es el que mayor ingreso le proporciona.

Pero la pregunta sería ¿cuál es el grado adecuado de independencia? ¿Se es suficientemente independiente cuando la proporción de producto de terceros sobre el propio es de un 5%? Sea cual sea la respuesta, ésta es la ratio promedio del sector financiero español.

El conjunto de bancos y cajas construyen las carteras de sus clientes con un 95% de
producto propio. Bien es cierto que esta ratio varía según se analicen unas u otras entidades, pudiendo llegarse en algunos casos a invertir las proporciones y ser mayoritario el producto ofrecido por terceros frente al propio.

En cualquier caso es un proceso imparable. La presión de los mercados, cada vez más sofisticados, el crecimiento de la cultura financiera de los clientes y la llegada de las grandes gestoras internacionales, hacen cada vez más evidente la necesidad de contar con
verdaderos especialistas en la gestión. Gestoras de la categoría de Fidelity o JP Morgan comercializan sus productos a través de más de cien acuerdos con entidades financieras.

Pregúntese qué fondos de inversión tiene en su cartera y cuántos de ellos son de la gestora de bandera de la entidad financiera que le asesoró en la compra.

Ya saben lo que decía Darwin: «No sobreviven los más fuertes, ni tampoco los más inteligentes, sino aquellos que mejor se adaptan al cambio».

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>